El alto coste de la exigencia excesiva y el perfeccionismo

El alto coste de la exigencia excesiva y el perfeccionismo

En ocasiones nuestro patrón mental de es tan rígido que nos vemos todo el tiempo actuando buscado la perfección en todos los sentidos, laboral, personal, sentimental, etc.
He aquí una pequeña reflexión a este respecto de la psicóloga Jaqueline Lapidus

“Si tan sólo pudiéramos comprender lo lejos que estamos de la perfección, lo lejos que estamos de la vida ideal.

Si tan sólo pudiéramos vernos como seres humanos falibles, vulnerables y con miles de debilidades.

Si nos diéramos cuenta que no podemos con todo y que no somos la peor persona si algo no nos sale como lo habíamos deseado.

Si pudiéramos convencernos de que nos vamos a equivocar inevitablemente en el camino de la vida independientemente de nuestra voluntad o decisión personal.

Si pudiéramos transitar el proceso del aprendizaje con una mejor filosofía.

Si pudiéramos entonces no ser tan exitistas a la hora de evaluar nuestras vidas.

Si fuéramos más humildes y dejáramos de criticarnos tan severamente por lo que no nos gusta de nosotros mismos.

Si dejáramos de enojarnos cuando algo nos cuesta. Si fuéramos más piadosos con nuestras propias dificultades y debilidades.

Si pudiéramos convertir el perfeccionismo exagerado en muchas ganas de mejorar, entendiendo que lo que nos gustaría que sea no tiene por qué suceder en realidad y que aun así podemos ser felices y seguir intentándolo.

Si pudiéramos luchar por nuestros sueños y levantarnos en cada tropiezo sin creer que es un fracaso sino un nuevo desafío, un nuevo aprendizaje y que es justamente la capacidad de aprender lo que dignifica nuestras vidas.

Si pudiéramos ver la insatisfacción como una prueba de la imperfección humana y no como un defecto personal.

Si dejáramos de imponernos cosas a nosotros mismos y nos aceptáramos tal y como somos y desde allí entonces sí simplemente intentar mejorar.

Si pusiéramos nuestra prioridad en cuidarnos, amarnos y respetarnos no sólo en los buenos momentos sino también en los malos, no sólo en nuestras virtudes sino también en nuestros defectos. Si nos quisiéramos más allá de nuestras debilidades y con ellas inclusive.

Probablemente entonces así seriamos mucho más felices.
Probablemente así encontraríamos la paz que tanto hemos perdido.”

1 Comment

  1. Precioso e interesantísimo artículo! Me encantaría saber mucho mas d este tema y similares.Gracias!!

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR