Nuestro Blog

Aspectos psicológicos implicados en el proceso de reproducción asistida

En este artículo os vamos a hablar de los aspectos psicológicos implicados en el proceso de reproducción asistida. Que las mujeres (y/o parejas) tienen hijos a edades cada vez más avanzadas es un hecho. Igual que es un hecho que a mayor edad, mayores son los problemas de infertilidad. Al menos en las mujeres, y es que por muy estupendas que estemos por fuera, a nivel de envejecimiento del aparato reproductor tenemos nuestra edad biológica, hayamos tenido el estilo de vida que hayamos tenido. Múltiples estudios afirman que la calidad de los óvulos  empieza a bajar a partir de los 35 años. A partir de los 40, o incluso antes, la calidad ha podido bajar hasta el punto de ya no ser aptos para engendrar una vida.  La infertilidad también llega por  problemas en el útero, los ovarios, enfermedades genéticas,  etc.  Estos son parte de los motivos que  lleva a una mujer a no poder tener hijos.  Y que se trata, muchas veces con altos porcentajes de éxito, en los centros de reproducción asistida. Los procedimientos más frecuentemente utilizados son la fecundación in vitro (FIV) y  la inseminación artificial (IA). La infertilidad afecta mujeres de todas las edades, con enormes deseos de ser madres, pero con grandes dificultades para conseguirlo. El momento de pedir ayuda varia mucho de una caso a otro. En caso de parejas heterosexuales es después de muchos intentos infructuosos de concebir, muchas veces durante años,  cuando la pareja se plantean pedir ayuda. Otros casos como en el caso de mujeres solteras que deciden afrontar la maternidad sin pareja, es más una decisión que se toma...

Claves para conseguir que una actividad nueva se convierta en un hábito

Esta época del año es muy buena  para iniciar procesos de cambio. Acabamos de regresar de las vacaciones de verano, los niños empiezan un nuevo curso, etc. Todo son cambios a nuestro alrededor. Y si durante el verano hemos decidido cambiar algún aspecto de nuestra vida, también supone una novedad para nosotros. Por ejemplo: dejar de fumar, hacer más ejercicio, retomar los estudios, etc. En definitiva, adoptar un nuevo hábito. El inicio de un nuevo curso es el momento perfecto para cambiar aquello de nuestra vida que no nos gusta. Pero, a no ser que se traten de variaciones leves, es mejor meditar detenidamente sobre lo que vamos a hacer. Cambios que tienen que convertirse en hábitos Una vez tomada la decisión, y ya con todo pensado y listo, llega el momento de llevar a cabo el cambio deseado. En muchos casos, el cambio precisa que algo nuevo que vas a hacer se convierta en un hábito. De otra forma puede que, aunque tengas muy buenas intenciones, abandones la nueva actividad pasados unos días. Bien porque resulte muy trabajoso y cansado o por nervios, es muy frecuente dejarlo. Por ejemplo, ir durante unos días al gimnasio y luego empezar a dejar de ir por cualquier motivo. Ya sea por una reunión puntual o por cansancio, poco a poco dejas de ir. Primero algunos días de la semana, después una semana entera, y luego ya no vuelves a ir. Como consecuencia, bien entrado el otoño, vuelves a estar como al principio. El cambio que estabas decidido a dar ya es cosa del pasado y tus buenas intenciones solo han durado...

Estrés postvacacional y vuelta a la rutina: cómo superarlo

Ya estamos en septiembre, y toca volver a la normalidad. Las vacaciones se han acabado para casi todos. Unos tienen que volver al trabajo, otros a estudiar, y todos a nuestros quehaceres habituales. Parece que los días de descanso y vacaciones han quedado atrás hace mucho. Pero, en realidad, solo ha pasado muy poco tiempo desde que estábamos relajados y descansando del trabajo. Los primeros días de rutina pueden ser complicados, y parecer que todo cuesta más de lo normal. Esta sensación, unida al cansancio y la dificultad a regresar a la vida normal puede deberse al llamado estrés postvacacional. Este síndrome lo sufre bastante más gente de lo que parece. Según varios estudios, entre un 30 y un 40 por ciento de la población lo ha experimentado en algún momento tras la vuelta de vacaciones. Afecta, sobre todo, a personas de entre 25 y 40 años, aunque también a niños y personas de mediana edad. Lo bueno es que, por lo general, se suele pasar en un par de semanas como mucho. El estrés posvacacional en el trabajo y en la pareja Regresar a la rutina es complicado para todos: madrugones, horarios, reuniones interminables, tareas aburridas, etc. Sobre todo si las vacaciones han sido largas o tu trabajo no te gusta demasiado. Encajar de nuevo todas las piezas y funcionar como antes de las vacaciones puede costar un poco. Los primeros días es normal sentirse más lento de lo normal. Además, acostumbrados a levantarnos y acostarnos más tarde, cuesta levantarse y acostarse más temprano. También puedes sentirte desanimado y falto de energía. Y lo mismo en la vida...

Despertares galardonado con el premio “Estrella de Oro” a la excelencia profesional

Queremos compartir con vosotros la maravillosa noticia de que nuestro centro de psicología Madrid Despertares ha sido galardonado con el premio  “Estrella de oro” a la excelencia profesional. Este galardón ha sido otorgado tras un minucioso trabajo de investigación por el Instituto de Excelencia Profesional, una institución respaldada por la CAM, a aquellas empresas que se esfuerzan día a día por dar el mejor servicio a sus clientes. También se valoran apartados como la Responsabilidad Social Corporativa, organización interna, la proyección empresarial y el compromiso. Queremos haceros partícipes de este premio a nuestros seguidores, a los pacientes, ya más de 3.000,  por haber confiado durante estos más de 5 años  en nosotros, puesto que es por vosotros que Despertares es a día de hoy lo que es. Gracias también al equipo de psicologos Madrid por su implicación, dedicación  y su excelente desempeño. Son una pieza clave de nuestro éxito. Este premio es un reconocimiento por nuestra trayectoria, diversidad de servicios y estandartes de calidad. Este galardón ha sido concedido a otros profesionales de la talla de Luis del Olmo, Vicente del Bosque o Maria Luisa de Prusia y a empresas como Nacex, Aurgi, etc. por lo que es un orgullo haberlo conseguido.   Gracias a...

Tomar decisiones, el motor del cambio en tu vida

Con el verano a punto de finalizar, muchos ya hemos dejado las vacaciones atrás. Al menos, la mayor parte. Nos enfrentamos a una época en la que suele haber muchos cambios. Durante el verano y las vacaciones hay más tiempo libre para valorar nuestra situación. Horas libres para pensar lo que merece la pena mejorar, cambiar por completo o dejarlo todo como está. En definitiva, de tomar decisiones sobre lo que hacer en la siguiente etapa de nuestra vida. Tomar decisiones puede llevar a cambios de pequeño calado, como retomar los estudios. Pero en muchos casos desembocan en otros mucho más importantes. Por ejemplo, un cambio de trabajo o dejar una relación que no marcha bien. Por pequeños que sean los cambios, deben meditarse bien, valorando lo positivo y lo negativo que traerán a tu vida. Hay que valorar si conviene avanzar o no. Y, cuando se toma una decisión, es mejor afrontar los cambios que esta conlleva. No hay que ser víctima del miedo que muchas veces nos atenaza si estamos decididos a hacer algo. Los cambios son el motor del avance de nuestras vidas, y retrasarlos solo frenará nuestra evolución. No aplaces el tomar decisiones: aleja la procastinación Seguro que muchas veces te has visto en una situación parecida a esta: ya has tomado la decisión de cambiar algo pero, en vez de hacer el cambio de inmediato, no paras de aplazarlo sin motivo racional ni aparente alguno. A esto se le llama procastinar, y lo mejor es afrontar la situación y evitarlo a toda costa. Para ello, puedes utilizar varios trucos. El primero consiste en poner un...

9 consejos para evitar que tu pareja te sea infiel

El verano ya está aquí y, con él, el aumento de las infidelidades en las parejas. Multitud de estudios demuestran que, durante los meses de calor, se dan un alto número de infidelidades, en algún tipo en mayor cantidad que durante el resto del año. Muchos echan la culpa a los cambios de hábitos y rutinas, a las vacaciones, a las mayores posibilidades de conocer gente nueva. Pero también tienen la culpa ciertas hormonas, que en nuestro organismo se producen en mayor cantidad en verano. Entre ellas están la serotonina y la testosterona. La primera de ellas es la responsable de que estemos de mejor humor y nos sintamos mejor y más sexys. La segunda es la que nos aumenta el deseo sexual. Es decir, orgánicamente estamos programados para tener mayor predisposición a  tener relaciones sexuales durante el verano. También es debido a las elevadas temperaturas y  al aumento de horas de luz. Indicios de que nuestra pareja puede ser infiel Evidentemente, las parejas que tienen una relación sólida y en las que abunda el diálogo, la comprensión y el cariño tienen más complicado verse en peligro por una infidelidad, pero nadie está a salvo. Si de pronto notas que tu pareja cambia de hábitos o de aspecto, muestra interés en salir de fiesta solo o irse de vacaciones sin tu compañía sin que haya un motivo de peso. Si de repente empieza a estar más pendiente del al móvil o se arregla mucho más que antes para salir… puede estar teniendo una relación paralela. Cómo evitar que tu pareja te sea infiel Las relaciones de pareja son algo que hay que cuidar día...

Me siento culpable: el trabajo me impide estar con mis hijos

Conciliar vida familiar y laboral es complicado para la mayoría de progenitores. Muchos padres se sienten culpables al estar ausentes demasiado tiempo. Los horarios de niños y adultos son incompatibles y planificar el ocio juntos es casi misión imposible. Las obligaciones diarias y el trabajo absorben la mayor parte de nuestra jornada. Al llegar el verano, los escolares tienen unas largas vacaciones por delante. Durante varias semanas tendrán libre todo el día. Sin embargo, los padres tienen, con suerte, solo un mes para disfrutar con ellos. Abuelos, campamentos o cuidadores son la solución más socorrida. Los niños suelen reclamar más atención en estas fechas. A los padres les invade un sentimiento de culpabilidad al no poder satisfacer esta demanda. Sentirse culpable es frecuente en los padres. Sin embargo, conviene saber que éste es un sentimiento normal que no debe condicionar la vida cotidiana. La realidad es la que es y debemos estar preparados para asumirla sin conflictos internos. Lo que sí podemos hacer es organizarnos para distribuir el tiempo lo mejor posible. Por qué muchos padres se sienten culpables El sentimiento de culpabilidad es una emoción humana que todos hemos experimentado alguna vez a lo largo de nuestra vida. Puesto que nos hace sentirnos mal, la consideramos una emoción negativa. Sin embargo, sentirse culpables no es en sí mismo algo negativo o positivo. Como emoción que es, el sentimiento de culpabilidad puede servir para facilitar el proceso adaptativo al entorno en el que vivimos. Por lo general, nos sentimos culpables cuando creemos haber roto ciertas normas de índole personal, social, ético, religioso, sexual. El sentimiento de culpa puede aparecer...

Los celos: por qué aparecen y cómo superarlos

Todos hemos padecido alguna vez los celos, bien porque los hemos sentido, bien porque hemos convivido con alguna persona celosa. Los celos son una respuesta emocional que sienten algunas personas ante una percepción de amenaza, real o no, y que puede afectar a algún vínculo interpersonal. El miedo, real o imaginario, a la pérdida, la angustia y la falta de control se suelen esconder detrás de estas reacciones emocionales. Los celos no se dan exclusivamente en las relaciones de pareja. También se pueden dar entre amigos o entre hermanos. La persona celosa siente miedo a perder la relación o el beneplácito de aquella o aquellas personas que son importantes para ella. Sentirlos no es una patología en sí misma. Hasta cierto punto es normal que en pareja surjan estos temores, sobre todo cuando la relación no está consolidada. Cuando éstos superan lo que se puede considerar como razonable, hablamos de celotipia. El miedo a perder una relación es tan grande que se puede caer en el control obsesivo del otro. Los celos patológicos Algunas personas llegan a obsesionarse por el temor a la pérdida de la relación con la persona objeto de sus celos. Esto les impulsa a espiar, a controlar las llamadas y mensajes, a no tolerar la vida social de la otra persona… Esta patología, conocida como celotipia, está motivada por la inseguridad y la desconfianza. Ese estado de vigilancia y control continuos puede llegar a provocar la ruptura de la relación. Los celos patológicos producen un gran sufrimiento, tanto en la persona que los siente como en la que padece sus consecuencias. Si no se pone...

Estoy triste, ¿sufro una depresión?

En la vida no todo son alegrías. El paso por situaciones difíciles y desagradables es, por desgracia, bastante más frecuente de lo que todos deseamos. Puede ser a causa de una enfermedad o del fallecimiento de un familiar. Puede deberse a una mala situación laboral o de pareja o un tropiezo en los estudios. Cuando menos nos lo esperamos, surgen ciertos momentos en los que experimentamos desazón y malestar. Pero, ¿podemos hablar de una depresión? En estas ocasiones es perfectamente habitual sentir cierta tristeza, e incluso una cierta desgana, apatía y pérdida de apetito, pero esta situación tiende a mejorar o a desaparecer pasado un determinado tiempo. Si no se experimenta mejoría transcurrido un tiempo ya nos debemos preocupar, pues podríamos tener un problema psicológico. Para descartarlo, es conveniente acudir a un especialista. Este profesional evaluará nuestra situación y nuestro estado para efectuar un diagnóstico de cómo estamos en este momento. Y de si nuestro sentimiento de dolor está adaptado a la situación que estamos viviendo. Es aconsejable hacerlo cuanto antes para evitar más sufrimiento, o que la problemática se cronifique, ya que podríamos tener una depresión. Intentar llevar una vida normal con una depresión no tratada puede pasarnos factura y hacerlo todo mucho más complicado. Una depresión afecta no solo al estado de ánimo, sino también a la energía de quienes la sufren, a su pensamiento, e incluso, a la correcta regulación hormonal del organismo. Por todo esto, es importante diagnosticarla en sus inicios. Principales síntomas de la depresión Además de la sensación de tristeza y la desesperanza, las personas que sufren una depresión padecen de varios síntomas...

Cómo aceptar tu orientación sexual

En estos días las ciudades se visten con banderas arcoiris para celebrar el Día del Orgullo Gay, una reivindicación para aceptar la homosexualidad en todos los ámbitos con una larga tradición. Sin embargo, muchas personas del colectivo LGTB siguen ocultándose y avergonzándose, incluso en sociedades tolerantes. Sentir atracción por personas del mismo sexo se suele vivir hoy día con naturalidad, al menos en las sociedades avanzadas. Pero todavía es habitual que algunas personas homosexuales tengan un verdadero conflicto interno que les lleva a sentirse culpables. Viven escondiendo su orientación sexual por miedo al rechazo. ¿Por qué algunas personas tienen problemas para aceptar la homosexualidad? El miedo y la angustia que sienten algunas personas ante su propia homosexualidad puede desencadenar en problemas más serios, como ansiedad o depresión, si no se busca asesoramiento psicológico para superar esas emociones. El origen de ese conflicto interno suele estar en creencias erróneas, como el hecho de pensar que tienen una enfermedad o en el miedo al rechazo en el ámbito familiar, laboral o social. El estrés generado por no poder aceptar la homosexualidad e intentar encajar en unos patrones que no se adaptan a su modo de ser influye en el estado de ánimo. Algunas personas sienten una gran malestar emocional y profundo rechazo hacia sí mismos porque no se sienten capaces de aceptar su homosexualidad. Esto, que se conoce como homofobia interiorizada, puede llegar a producir conflictos psicológicos, inestabilidad emocional, ansiedad o trastornos depresivos. La aceptación de uno mismo es el primer paso para poder sentir la aceptación de los demás y poder vivir libremente la homosexualidad, sin conflictos interiores. ¿Cuándo comienza el...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies