¿Soy una persona emocionalmente inestable?

¿Soy una persona emocionalmente inestable?

Todas las personas pasamos por diferentes estados de ánimo relacionados directamente con acontecimientos de nuestra vida. Es normal sentirse triste algunos días y alegre, otros. Una persona emocionalmente inestable vive permanentemente en una montaña rusa de emociones. Incluso en un mismo día, puede pasar de la euforia a la tristeza más absoluta.

Si pasas de sentirte hundido a estar entusiasmado sin razón aparente, si lloras a menudo sin saber por qué o si pierdes la motivación inicial para terminar una tarea, es posible que seas una persona emocionalmente inestable.

En este artículo vamos a analizar las causas y los síntomas de este trastorno. También veremos qué puedes hacer para conseguir el equilibrio emocional que te permita tener una vida más plena.

¿Qué significa ser una persona emocionalmente inestable?

El desequilibrio emocional o inestabilidad emocional es una alteración de la afectividad. Las personas que lo sufren tienen grandes altibajos en sus estados de ánimo sin un motivo que los justifique o con una intensidad desproporcionada a sus causas.

Una persona emocionalmente inestable puede pasar de la risa al llanto con gran rapidez y sin motivo aparente porque es incapaz de conservar los afectos durante un tiempo prolongado. En otros casos, los periodos en los que permanece una emoción son más largos, pero fluctúan entre extremos.

Las emociones se producen como una respuesta ante una situación. Se caracterizan por ser más intensas y menos duraderas que un estado de ánimo. Una emoción es lo que se sentimos, por ejemplo, cuando nos entristece ver a un animal que sufre o cuando nos reencontramos con un ser querido después de varios meses o años. El estado de ánimo, por el contrario, es más estable a lo largo del tiempo. Puede durar días o semanas, ya es un sentimiento que está determinado por numerosos factores, como las características del sistema nervioso, el estilo de vida, las experiencias y los biorritmos.

La inestabilidad emocional no es un trastorno en sí mismo. La inestabilidad emocional es más bien una característica de la personalidad. Sin embargo, en algunos casos, puede ser el síntoma de un problema más complejo, como en el trastorno límite de personalidad o el trastorno bipolar.

¿Cómo puedo saber si es un rasgo de mi personalidad o un trastorno?

Algunas personas con desequilibrio emocional sienten estas alteraciones de estado de ánimo como parte de los rasgos de su personalidad, pero no presentan ningún otro síntoma que pueda indicar que hay algún trastorno subyacente. Por el contrario, varios trastornos psicológicos tienen en el desequilibrio emocional uno de sus síntomas.

Por ejemplo, en el trastorno límite de personalidad, además del desequilibrio emocional se puede observar alteración de la identidad, ideación paranoide, problemas para controlar la ira y comportamientos autolesivos, entre otras cosas.

En las personas con trastorno bipolar se suele presentar agitación motora, insomnio, síntomas psicóticos e ideación suicida. En estos casos la persona ve cómo su vida social y laboral se ve afectada.

Síntomas de la inestabilidad emocional

Como hemos comentado antes, uno de los principales síntomas del desequilibrio emocional es el cambio brusco de los estados de ánimo. Las personas emocionalmente inestables pasan de la euforia a la tristeza con gran facilidad. Estos son sus rasgos más frecuentes:

  • La persona siente un optimismo intenso, una gran ilusión y una motivación muy elevada. Se siente capaz de conseguir todo lo que se proponga. En esta fase, la persona emocionalmente inestable es muy cariñosa, extrovertida y simpática, por lo que sus relaciones interpersonales son abundantes y fáciles.
  • En la fase de tristeza, la persona emocionalmente inestable se desmotiva y pierde el interés por las personas, por el trabajo o por los estudios. El abatimiento generalizado y la dificultad de experimentar placer dominan sus emociones en estos momentos. Suelen mostrarse alicaídas e irritables, lo que también afecta a sus relaciones interpersonales.
  • El paso de la euforia a la tristeza tiene como consecuencia que la persona con desequilibrio emocional comienza proyectos con gran motivación y los abandona en la fase de tristeza, ya que pierde el interés. Son personas que no terminan sus estudios y que cambian a menudo de trabajo.
  • Baja tolerancia a la frustración. Las personas con inestabilidad emocional se sienten a menudo frustradas por sus propios comportamientos, por los proyectos inacabados y por las pequeñas dificultades cotidianas.
  • Dificultad para separar diferentes aspectos de la vida. Una persona con desequilibrio emocional se lleva las discusiones familiares al trabajo y viceversa, ya que no es capaz de separar ambas esferas de la vida.
  • Baja autoestima. Son personas que buscan constantemente la aprobación y el apoyo de los demás. Esta inseguridad o baja autoestima hace que, con frecuencia, se sientan incomprendidas, solas y enfadadas.

Causas de la inestabilidad emocional

Las causas del desequilibrio emocional pueden ser variadas, desde las alteraciones del metabolismo hasta el estrés, pasando por experiencias negativas no superadas. El estilo de vida y la alimentación también juegan un papel importante en el desequilibrio emocional.

Las últimas investigaciones médicas han demostrado que la ingesta de algunos alimentos, como el chocolate puro, pueden actuar como antidepresivos naturales mientras que otros, como los ricos en grasas y azúcares, tienen el efecto contrario. También se sabe que la genética desempeña un papel importante en la inestabilidad emocional. Incluso, se ha descubierto que algunas personas emocionalmente inestables presentan cambios en algunas estructuras cerebrales.

Los desequilibrios emocionales, sumados a la falta de seguridad y a los problemas de autoestima, suelen afectar a la calidad de vida de la persona que los padece. Problemas con los jefes y los compañeros de trabajo, estudios inacabados y dificultades en las relaciones de pareja y familiares provocan un gran estrés, que sumergen a la persona en un círculo vicioso del que es muy difícil salir sin ayuda profesional.

Cómo lograr el equilibrio emocional

Buscar ayuda es el primer paso para superar este trastorno. La terapia psicológica, como la que ofrecemos en nuestro centro, puede ser de gran ayuda para alcanzar un mayor equilibrio emocional. Te podemos ayudar a desarrollar tu autoestima, a manejar el estrés y a aprender pautas de comportamiento asertivo, entre otras cosas.

Hasta hace poco se pensaba que la personalidad era inmutable. Como que una persona con desequilibrio emocional estaba condenada a ser así de por vida. Hoy día, sabemos que con la terapia adecuada se puede lograr el equilibrio emocional. Además de la psicoterapia, se utilizan técnicas como la relajación, la meditación y el mindfulness, que ayudan a manejar las tensiones.

Si te identificas con los rasgos de una persona emocionalmente inestable, en nuestros centros de psicólogos en Madrid, Leganés, Getafe y Móstoles podemos valorar tu caso e indicarte la terapia más adecuada para encontrar el equilibrio emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies