Preocupación y angustia continua

Preocupación y angustia continua

Hay personas que siempre están preocupadas, viven en un estado de continua angustia. Con el tiempo estas preocupaciones se vuelvan crónicas, excesivas y aprensivas y cada vez más difíciles de controlar.

Un ejemplo frecuente es: Miedo a que algún familiar o la misma persona que sufre este trastorno, puedan tener un accidente, enfermarse o morir. Este temor implica anticipar desastres todo el tiempo, mostrarse excesivamente ansioso por la salud, el dinero, la familia o el trabajo, aún cuando no existan motivos para hacerlo.

Este comportamiento  mantiene al paciente en un estado enfermizo, que dura casi todo el día y afecta la calidad del sueño  por la noche.

A diferencia de otros estados, este cuadro de angustia es constante, no se limita a un evento específico y no se presenta exclusivamente en forma de crisis.

Los síntomas más habituales que se observan en estas personas son:

Nerviosismo, irritabilidad, impaciencia, fatiga, inquietud, dificultad para concentrarse, tensión muscular, tics, temblores, dolor de cabeza, abundantes movimientos de piernas, incapacidad para relajarse, alteraciones del sueño, sudoración, taquicardias, mareos, problemas gastrointestinales, sequedad en la boca, mareos, respiración agitada y una sensación de tener un nudo en la garganta.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR